miércoles, 7 de junio de 2023

Juana Quílez Martí, bibliotecaria


 

María Cristina Gállego Rubio:

“Juana Quílez Martí. Archivera-Bibliotecaria (1906-2004)”
Edita Excmº Ayuntamiento de Guadalajara, 2023
304 páginas. Ilustraciones.
ISBN 978-84-125976-8-4 – E.N.V.

Con paciencia de biógrafa experimentada pone la autora en un grueso volumen pleno de datos la biografía de doña Juana Quílez Martí, que fuera bibliotecaria de Guadalajara desde después de la Guerra, e impulsora de la nueva Biblioteca Pública Provincial en la ciudad, que primero situó en el palacio del Infantado, y luego ya trasladó Blanca Calvo al palacio de Dávalos. 
Desfilan por estas páginas todos los elementos vitales de esta mujer, albaceteña de nacimiento, pero muy enraizada en Guadalajara, donde dejó nien marcada su obra de archivera, de bibliotecaria, y an de directora inicial del Museo Provincial de Bellas Artes, cuando en 1974 se reinuguró en el palacio del infantado. 
La biografía denota sus actividades formativas, científicas y de investigación, y aclara su carácter dinámico y emprendedor. Es muy curioso el apéndice final en el que la autora transcribe, e ilustra con fotografías, los viajes que por Europa realizo doña Juana Quílez, en su periodo formativo, visitando lugares clásicos de la cultura europea, acompañada de ilustres profesores de la época. Un libro documental y formativo.

sábado, 20 de mayo de 2023

En el octavo centenario de la reconquista de Sigüenza

Felipe Gil Peces Rata:

“A propósito del IX Centenario de la Reconquista de Sigüenza (1124-2024)”

Sigüenza, 2023.


72 páginas, ilustraciones.

 

Un pequeño opúsculo, con escritos de lo más variado, nos ofrece el canónigo archivero de la SICB de Sigüenza, el eclesiástico seguntino don Felipe G. Peces. Tras un prólogo de Juan Carlos García Muela, y una Introducción a cargo del autor, se inicia el escrito con una Presentación titulada “Sigüenza” donde resumiedamente en página y media explica qué sea esta ciudad. A continuación un capíyulo UNO que titula “La Sigüenza de lascicatrices y del AVE Fénix (1936-1980) en que reflexiona sobre su infancia, y destaca la calificación de “armatoste” que dedica al antiguo Cine Capitol, verdadero monstruo arquitectónico que aparatosamente colapsa en el inicio de la Alameda, y para el que al parecer se ha establecido un presupuesto muy abultado para mantenerlo y aún conservarlo. En capítulo DOS se titula “La Sigüenza del soma y la psique” con alusiones al encanto de la ciudad pequeña. El capítulo TRES se titula “La Sigüenza viva y la Sigüenza aletargada” y en él se recuerdan algunas frases, como la del Dr. Alfredo Juderías, cuando decía que Sigüenza es “la ciudad del silencio elocuente”. Con un epílogo acaba el librillo que añade algunos apéndices. Por ejemplo, el I, titulado “Sigüenza vista por un extranjero” poniendo frases de Attilio Bislenghi, italiano enamorado de Sigüenza y devoto de Santa Librada, y el II, titulado “Segontia” y que está redactado íntegramente en latín, por el propio don Felipe.

Un álbum fotográfico con imágenes cedida por J.C. García Muela, A. Nicolás Ochaita y A. López Negredo, rememora viejos tiempos de la ciudad. Y al final un cuarto apéndice con el “Himno del VIII Centenario” redacatado por Daniel Pardilo Palafox, y que entre otras contiene perlas de este calibre: 

 

“A Sigüenza el hostil africano

Imponerle su yugo intentó

Sin saber que al solar castellano

Solo puede imponérselo Dios”

 

En cualquier caso, una pieza más de la bibliografía seguntina a cargo de ese sabio que a cada hora considera a Sigüenza como eje del mundo, don Felipe Gil Peces.

miércoles, 17 de mayo de 2023

Cañizar y su toponimia


 



















Jesús Sánchez López:
Cañizar y su toponimia
Aache Ediciones, Guadalajara, 2023
Colección “Tierra de Guadalajara” nº 127
Páginas 378, con ilustraciones.
ISBN: 978-84-19813-03-9. PVP.: 22 €.

 

Los nombres, las palabras, las denominaciones y los apelativos, todos son elementos sustanciales y breves, son pequeñas claves que sirven para identificar las cosas, las personas, los lugares. Dice el Diccionario de la Real Academia Española la Toponimia es la rama de la onomástica que estudia el origen de los nombres propios de lugar, así como el significado de sus étimos.

La tarea del autor de este libro, que es uno de los pocos que en Guadalajara se han dedicado a la toponimia de un término municipal, es de aplaudir, porque nos demuestra cómo ha querido y sabido recolectar los nombres de los espacios, de los caminos, de las cuestas y los navazos, de los cruces y fuentes. Esa toponimia que servía, antaño, para identificar sin duda alguna un lugar, y que hoy se está perdiendo, a pasos agigantados, porque ya nadie necesita saber el apelativo de su tierra, de su pedazo o camino para llegar a ellos.


Ayudado de esos aportes documentales que son los tomos de haciendas que el ministerio hacendístico del Marqués de la Ensenada produjo mediado el siglo XVIII, y de los más modernos catastros de la Concentración Parcelaria que analizan y sistematizan caminos, fincas y recodos, Jesús Sánchez exprime hasta lo más hondo el jugo de esta villa en cientos de topónimos, que clasifica y comenta: todos son curiosos, y algunos sorprendentes. Los hay con nombres de personas, de santos, de animales y plantas, de fenómenos meteorológicos y de productos del campo. Además, indaga a través de los viejos papeles y los recuerdos de los lugareños la localización y restos de algunos despoblados de los que quedan esencias nominales y algún que otro resto derrumbado.

Finalmente, es con el nombre del pueblo, Cañizar, con el que el autor se entrega a todo tipo de análisis, indagaciones y conclusiones. Quedando al final de la lectura de estas páginas un regusto a nostalgias y un deseo de echarse de nuevo a los caminos, a mirar, a buscar y a respirar esas esenciales presencias de los lugares nuestros, de nuestros abuelos, los lugares más queridos.



Jesús Sánchez López (Tordesilos, Guadalajara, 1957) autor del libro, es licenciado en Historia por la Universidad de Alcalá. Es autor de tres libros de historia y arte sobre pueblos de la provincia de Guadalajara, concretamente “El castillo de Torija”, “La iglesia renacentista de Torija” y “Valdegrudas, una historia familiar”. En esta ocasión, se interna en el prolijo mundo de la toponimia para desvelar, mediante un estudio exhaustivo, los nombres de los parajes que sus habitantes dan a los lugares de Cañizar, haciendo un modélico análisis de este temática filológica e histórica. Sacerdote diocesano también, ha ejercido su ministerio pastoral por diversos pueblos de la Alcarria, llevando muchos años regentando la parroquia de Torija y sus lugares anejos. Y consiguiendo, desde ella, la recuperación y valoración de elementos artísticos y patrimoniales de sus edificios.

 

  

Fray Alberto de la Madre de Dios













José Luis García Martínez; José Miguel Muñoz Jiménez:

“Fray Alberto, arquitecto (1575-1635)”

Edita Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha
Toledo, 2022
Tamaño, 22 x 22 cms.
384 páginas – Muchas ilustraciones
ISBN 978-84-7788-692-1 – PVP: 17 €.

 

Con una cuidada maquetación, este libro voluminoso y denso de aportaciones se convierte en la mas actualizada (quizás, ya, definitiva) visión de un arquitecto y tracista de obras arquitectónicas en el periodo barroco, en España, y que viene a dar la completa imagen de quien hasta ahora había aparecido circunstancialmente como curiosidad documental: fray Alberto de la Madre de Dios, fraile carmelita (nacido Alberto de la Puebla y Cos, en Santander). Un libro, por tanto, fundamental, en el contexto de los estudios de historia del arte en nuestro país. Dos autores lo firman, aunque su principal constructor es el profesor José Miguel Muñoz Jiménez, quien “descubrió” al fraile arquitecto, y progresivamente lo ha ido dibujando y perfilando en su completo horizonte, que le pone hoy en día en la primera fila de los arquitectos españoles del tiempo antiguo, a la par de Juan de Herrera (santanderino como él, con quien se formó), de Gómez de Mora, de Vergara…


Quien va pasando sobre las páginas del libro, leyeno noticias y viendo fotografías, se queda asombrado de la obra ingente de Fray Alberto: desde el puente de El Castellar, en Cuenca, a la capilla de San Felipe en Torrelaguna; desde el templo del convento de los Santos Reyes en Guadalajara, al monasterio de las Descalzas Reales de Madrid; desde el palacio ducal de Lerma al convento de San Blas de esa misma localidad burgalesa. De forma asombrosa, fray Alberto desarrolló, durante los 40 años de su vida activa, una ingente obra constructiva a lo largo y ancho de la geografía española, habiéndose formado de forma autodidacta leyendo los principales tratados de arquitectura (siempre el libro como motor del mundo) y viajando por pueblos y ciudades de toda Castilla, en una tarea de creación sin descanso, en un clímax continuo de construcción de espacios, de fachadas, de hileras de arcos, de frontispicios solemnes y severos.

 

martes, 16 de mayo de 2023

Los hombres feos de Almadrones

 


Antonio Redondo Paredes:

“Los hombres feos. El apostolado de Almadrones, El Greco y su taller”
Edita Excmº Ayuntamiento de Almadrones
Guadalajara, 2023.
378 páginas, con ilustraciones

Encuadernado en tapa dura, en gran tamaño y buen volumen, este libro recoge todo el saber que sobre el pueblo de sus antepasados, la localidad alcarreña de Almadrones, ha ido recogiendo, analizando y ordenando Antonio Redondo, quien a su cualificada nombradía como pintor, ahora añade este mérito de ser escritor, historiador y analista de los pasados siglos, discurridos entre los límites de este pequeño pueblo de la provincia de Guadalajara. 

De muchas maneras se ha ocupado Redondo de Almadrones, y todas ellas suscitadas por la existencia, en siglos pasados, de un Apostolado firmado por El Greco, cuyos cuadros –ajados y oscuros– colgaban de las altas paredes de la iglesia parroquial, sin que durante siglos sirvieran para otra que para asustar a la chiquillería, a la que amenazaban (si no se portaban bien) con la visita de los “hombres feos” de la iglesia.

Resultó que ese conjunto de cuadros fueron adquiridos, en el siglo XVII, por un hijo del pueblo, el obispo don Miguel del Olmo y de la Riba, quien los distribuyó con objetivo devocional por las paredes de la iglesia parroquial, y las de un oratorio que en su casa palacio del pueblo había construido. Los estudios (insuficientes) y los avatares (crudelísimos) que ese apostolado del Greco sufrió, da pie para este libro que ahora monta Redondo. En el que aparece, como primera parte, el análisis completo de este conjunto de pinturas, hoy dispersas entre Madrid (Museo del Prado) y Estados Unidos de América. Como segunda parte, la biografía del obispo don Miguel del Olmo, y como tercera una historia de Almadrones, que por muy profusa al final se complica y distribuye entre capítulos que hubieran necesitado un mejor ordenamiento. El libro concluye con una amplia colección de fotografías obtenidas de los viejos arcones de los habitantes del pueblo, que en ellas verón reflejados ancestros, fiestas, reuniones y paisajes.

Ofrece además este libro un conjunto de imágenes con los apóstoles pintados por Domeniko Theotopoulos, en gran tamaño y fidelidad, más otros apuntes gráficos que el autor ofrece para dar fuerza al análisis estilístico, formal e iconográfico de este apostolado. Una obra densa, pero rica en documentos por primera vez publicados, apreciaciones muy de primera mano, y conclusiones que por se hacen rotundas por el documentado marco en que se expresan.

El libro se abre con un prólogo firmado por el historiador (y Cronista oficial de Cabanillas) Ángel Mejía Asensio, que consigue centrar el tema de la obra en breves páginas.

 


Vida y obra de Martín de Vandoma

 


Francisco Javier Ramos Gómez, y Amparo Donderis Guastavino:
Martín de Vandoma. Retrato vital de un maestro del Renacimiento en Sigüenza
Edita: Excmª Diputación Provincial de Guadalajara.
Guadalajara, 2023.
Tamaño: 17 x 24 cms.
288 páginas, numerosas ilustraciones.
ISBN: 978-84-19505-01-9  - PVP.: 15 €.

Con este trabajo ganaron los autores el Premio de Investigación Histórica “Francisco Layna Serrano” en 2021, y en su voluminoso texto ofrecen el mejor estudio hecho hasta ahora, de la vida y obra de Martín de Vandoma, un entallador del siglo XVI que ejerció su arte escultórico en la ciudad de Sigüenza, extendiendo su actividad a otros pueblos de las actuales provincias de Guadalajara, Soria y Zaragoza, en territorio de lo que fue antiguamente la Diócesis de Sigüenza, una de las más ricas y potentes de España.

Un trabajo de archivo, sobre documentos, y un análisis de piezas elaboradas, sobre las iglesias y espacios decorados por el artista, es en lo que consiste este libro que aporta muchísimas noticias nuevas, especialmente en lo relativo a la biografía personal, familiar y de relaciones de Vandoma. Destacado protagonista de la vida seguntina en la segunda mitad del siglo XVI, actuó como miembro del concejo, y fue veedor y tasador de todas las obras municipales. Rodeado de buenos amigos y colaboradores, entre los que destacaron el maestro Pierres de la Chapela, el pintor Diego de Madrid, el entallador Juan de la Sierra, siempre se preció de ser aventajado alumno de Felipe Bigarny y de Alonso de Covarrubias, de quienes él adquirió sus mejores fórmulas de actuación.

Destacó Vandoma en la talla directa de obras claves de la catedral seguntina, y muy especialmente en tres estructuras brillantes: el predicatorio de la epístola, la portada del Sagrario, y la techumbre de “la sacristía de las cabezas”, en cuya factura participó muy ampliamente. Además de las tallas de las hojas de sus ventanas, cajonerías, etc. diversos retablos (Caltójar, Pelegrina, Amayas, Alentisque) hoy visitables, y otros varios desaparecidos, son prueba de su maestría y originalidad.

El libro se presenta bien nutrido de ilustraciones, aunque es lástima que se hayan quedado tan pequeñas y por lo tanto no se aprecien los detalles. Amplia bibliografía, capítulo final de transcripciones documentales, y una análisis meticuloso de las obras estudiadas, hacen de este libro otro “imprescindible” para conocer el arte de la ciudad de Sigüenza, rescatando para la historia del arte la figura completa, cada vez más destacada y sobresaliente, de Martín de Vandoma. 


Las cuevas-bodega en Guadalajara

 













Tomás Nieto Taberné:

“Las cuevas-bodega en Guadalajara”

Excmª Diputación Provincial de Guadalajara

Guadalajara, 2023

Tamaño, 17 x 24cms. – 352 páginas – Numerosas ilustraciones

ISBN: 978-84-19505-00-2 – PVP.: 15 €.

Es esta la obra ganadora del Premio “José Ramón López de los Mozos” de Investigación Etnográfica 2020, convocada por Diputación de Guadalajara para premiar de entre las presentadas la mejor obra referente a temas etnográficos de esta provincia. El autor, un prestigioso arquitecto, estudioso del patrimonio arquitectónico, y urbanístico, con una acreditada tarea de proyectos, y un bagaje académico en el que figura el de ser académico correspondiente de la Real Academia de Bellas Artes. Su trayectoria en torno al estudio y protección del patrimonio arquitectónico culto y popular es muy larga, y con este premio viene a demostrar su continuidad en el trabajo y en el buen hacer respecto al estudio y protección de estas materias.

El libro es hermoso y contundente. Con muchísimas fotografías y denso repertorio de dibujos, planos y alzados, nos viene a entregar con visos de absoluta y original novedad, un tipo de arquitectura para la que hasta ahora no se había hecho estudio alguno. Se trata del examen de las cuevas dedicadas a bodega de elaboración y almacenaje de vino en la comarca de la Alcarria. Un tipo de arquitectura antigua, esencialmente de raíces populares, que actualmente se va perdiendo (hundiendo por abandono y deterioro) debido a que al menos en esta tierra cada vez se cultivo menos la vid y apenas se preparan vinos en el ambiente familiar y rural.

Aunque son de variada procedencia los análisis que a este respecto hace al autor, predominan los situados en la comarca de la Alcarria, tradicionalmente dedicada entre otras cosas al cultivo de la vida. Y más concretamente se extiende en el análisis de las cuevas-bodega de Horche, Pastrana, Gárgoles, Trillo y muy en especial las de Ruguilla, de cuyo conjunto hace un estudio completo, exhaustivo, y con visos de catálogo definitivo. Además añade algunos ejemplos espectaculares de cuevas, en ámbitos diferentes del meramente rural, como el conjunto palaciego de Valdeavero-Valdeaveruelo, al poblado de Villaflores en las cercanías de Guadalajara, y el antiguo Balneario Real de Trillo.

Un libro con poco texto, pero muy claro y rotundo, y muchas ilustraciones, tanto en fotos, generales y de detalle, como planos, secciones y conjuntos de edificios. El mejor calificativo para esta obra es el de “imprescindible” para quienes se van haciendo con una biblioteca alcarreñista: además todo lo relativo al patrimonio cultural, y muy en especial el relativo a la arquitectura rural, está aquí contemplado en esencia.

viernes, 12 de mayo de 2023

Por el campo de Peñamira

 


Producido y escrito por Francisco Lozano Gamo, veterano escritor y periodista del mundo campiñero y guadalajareño, nos llega este libro de hondo contenido y densa aportación de temas históricos y costumbristas. Se titula “Campo de Peñamira”, lo edita el Patronato de Peñamira con el patrocinio del Ayuntamiento de Cogolludo, lo imprime Gráficas Corredor, de Cabanillas del Campo, y tiene 123 páginas, con mucho texto y muchas fotografías a color. Un libro que va ser muy aplaudido en todos los pueblos del entorno de la ermita de Peñamira, un lugar patrimonial que estuvo junto al río Sorbe, y que tras hacer la presa del mismo nombre, se volvió a levantar en nuevo edificio en la alta orilla del embalse. Los pueblos que hacían la romería a aquella ermita son Aleas, Beleña de Sorbe, La Mierla, Montarrón, Muriel, Puebla de Beleña, [Romerosa, hoy ya despoblado, como Sacedoncillo] y Torrebeleña.





La prosa clara y contundente del autor, Francisco Lozano Gamo, que aporta información y gráficos, lo llena todo. Aparecen artículos suyos publicados previamente, y muchas fotos antiguas aportadas por las gentes del entorno. En letra grande y cómoda, el libro va informando de historias de pueblos, de monumentos, de fiestas y aconteceres. No en balde es Lozano Cronista Oficial de varios lugares del entorno mediato, como Humanes, Cerezo, Robledillo, etc. En estos otros minúsculos espacios del entorno de Peñamira, deja también el autor su impronta de buen hacer y comprender. Un libro emocionante y trascendente, en el que quedan reflejadas para siempre las vicisitudes de numerosos pueblecillos del entorno del río Sorbe.




domingo, 30 de abril de 2023

El libro fotográfico de Valverde de los Arroyos


Santiago Bernal Gutiérrez

“Libro Fotográfico de Valverde de los Arroyos”

Aache Ediciones / Diputación Provincial de Guadalajara

Guadalajara, 2023

184 páginas, fotografías en color, 29 x 29 cms.

ISBN: 978-84-18131-89-9 – PVP.: 39 €.

 

Este es un libro que Guadalajara le debía a uno de sus más preclaros habitantes. Santiago Bernal Gutiérrez, segoviano de origen, había puesto en nuestra ciudad un altar de culto y cultivo a la fotografía. Con él creció la recién nacida Agrupación Fotográfica Alcarreña, y con él se dispararon las aficiones, las visiones y los caminos abiertos hacia el arte de la fotografía. De las cámaras (analógicas, por supuesto, con carrete y fotómetro añadido) salieron los negativos que vigilaban la realidad ­–gentes y cosas– de esta tierra, durante muchos años.

Y de Bernal salieron cientos (quizás miles) de imágenes de Valverde de los Arroyos. Tantas, que era obligado contemplar ese lugar de la Sierra Norte bajo su objetivo. De Bernal se ha hecho un libro antológico de sus imágenes más creativas (Aache/Hercesa, 1992) y una monografía sobre la Caballada de Atienza (Junta de Comunidades de Castilla La Mancha, 2012), pero tras su muerte, y cumpliendo por parte de sus familia y admiradores el obligado compromiso de sacar le esencia de su mirada sobre Valverde, ahora esta obra. Grandiosa y espectacular.

Al libro le pone prólogo el escritor alcarreño Jesús Orea Sánchez. Con unas palabras definitorias…    Además de breves párrafos de José Luis Vega, presidente de la Diputación, y de José Luis Bermejo Mata, alcalde de Valverde. Se concluye con un Epílogo escrito por Mario Bernal Cacho, hijo del fotógrafo. Pero la esencia de Valverde está en esta obra captada por las fotografías de Bernal, grandes, a color, o en el clásico blanco y negro tan dramático y efectista, explicadas paso a paso por los textos de José María Alonso Gordo, cronista oficial de Valverde, y que en esta obra se estrena en el oficio, dándole la dimensión cabal que una crónica, medida y pensada, debe tener. En este caso complementando la imagen de sucesivas realidades.

En el Índice del libro queda patente lo que en él se ofrece: visiones a color, en gran tamaño, o en blanco y negro y reducidas, como en esencia, del lugar, la Fiesta de la Octava, la Naturaleza valverdeña, la tradición, las gentes, todo ello rematado con un epílogo de Mario Bernal, que presenta el objetivo de la publicación, y que no es otro que dar cumplido el deseo del autor de ver publicadas tantas fotos, tantos frutos de tantos años.

El libro sobre Valverde, en fotos y en textos, hechas las primeras por Bernal y los segundos escritos por Alonso, es una maravilla. Y pensamos que, sobre todo, sirve para que el autor de las imágenes continúa, palpitante y dinámico, entre nosotros. Cada foto de Valverde es un recuerdo de Santiago Bernal. Por eso se ha hecho el libro, y por eso al mirarlo ahora nos entran las ganas de ir de nuevo hasta aquel lugar, remoto y magnífico, siempre descubierto.


El autor del libro es Santiago Bernal Gutiérrez, un fotógrafo muy prestigiado durante el siglo XX en España, uno de los que crearon la escuela de "fotografía social" que se interesaban por captar la realidad en sus más justos términos (paisajes, vida cotidiana, personas y escenas vivas). Aunque segoviano de nacimiento, vivió su mejor época en Guadalajara, donde fue durante décadas presidente y alentador de la Agrupación Fotográfica Alcarreña. Han quedado varios libros conteniendo su obra, y ahora gracias al mecenazgo cultural de la Duiputación Provincial aparece esta joya bibliográfica en la que se plasma lo mejor que cató Bernal con su cámara en este pueblo, Valverde de los Arroyos, que con esta obra consagra su bien merecido título de "uno de los pueblos más bellos de España"



Santiago Bernal Gutiérrez, autor del libro.




 

sábado, 29 de abril de 2023

Una gran antología de paisajes

Cortés Arrese, Miguel: “Paisajes del románico en tierras de Castilla”. Editorial Nausícaa. Ciudad Real, 2023. 200 páginas, ilustraciones.

 

Libros como este, ensayos que caminan entre la historia y la literatura, cosechando grano a grano y página a página memorias de otras gentes, de pueblos, de viejos edificios, de paisajes sobre todo, son los que nos reconcilian con el arte de leer, con la vieja y sabia pasión del hombre por conocer cosas nuevas.

Es Miguel Cortés Arrese hombre puro de letras. Catedrático de la Universidad de Castilla-La Mancha, ha firmado muchos libros de arte e historia. A él se debe la dirección de los trabajos de catalogación del arte románico en nuestra tierra, y el empeño de abordar el estudio del arte, como elemento comunicativo en la historia de Castilla-La Mancha.

Ahora me llega de su mano generosa un libro que acaba de publicar allí donde vive, en Ciudad Real: los “Paisajes del románico en tierras de Castilla” de la correctísima editorial Nausícaa. Con algunas fotos en blanco y negro, que al tema le pintan perfectamente, y un gran aluvión de erudición y atinadas apreciaciones.

Este libro es una especie de monumental antología del paisaje de una tierra que casi nadie ponderó como debía, la Castilla que cabalga entre el Duero y el Henares, una tierra “por la que Mío Cid cabalgó”. Desde Burgos hasta Medinaceli, pasando San Esteban de Gormaz, Atienza, Sigüenza, y acabando en Medinaceli, Cortés acude a las fuentes de quienes escribieron sobre estos lugares, arrancando y ordenando de libros y escritos sueltos las impresiones que a los viajeros produjeron estos lares.

Es de José Ortega y Gasset de quien arranca comentarios, que van durando desde el inicio al fin del libro, porque al filósofo madrileño le impresionó siempre esta tierra e Castilla, silenciosa y auténtica, con la visión de sus ciudades calladas… “Sigüenza, la viejísima ciudad episcopal, aparece rampando por una ladera…” Y son los versos del épico poema “Cantar de Mío Cid” los que sirven de flecha conductora del viaje emocionado.

Cuatro grandes capítulos utiliza Cortes Arrese para dar cuerpo a su obra. El primero sobre Burgos… “Las tierras que el Cid cabalgó”. El segundo “La Conciencia del Duero” dando vistas a todo lo que en Soria tiene latido de historia, de paisaje y de arte (San Esteban de Gormaz, el robledal de Corpes, Termancia, y los versos de Machado, emocionando desde dentro). El tercero “Las fronteras del Henares”, en el que pasa de una cuenca (Duero) a otra (Tajo) a través de la Sierra Pela, y hoyando el cerro Torreplazo se va de Miedes a Atienza, y aún baja a Jadraque, mirando y saboreando. El cuarto son los “Caminos de Sigüenza” en los que evoca los textos de Serrano Belinchón, de Pérez-Villamil, también de Ortega y Gasset, y aún de Pérez Galdós o Baroja, a la par que sube la calle mayor de la ciudad episcopal y deletrea esencias ante las portadas románicas de sus templos.

Es este un libro que reconcilia con la literatura. Con ese estado de beatitud que nos presta la serena lectura de un buen libro, en el silencio de la biblioteca, entre las orejas saltonas del viejo sillón y la luz que desde la izquierda viene de la lámpara cerámica. De frente, los numerosos lomos, y en las manos las páginas de pajizo tono que nos van dando memoria de los sitios que amamos, porque los conocemos, porque los hemos mirado con los mismos ojos del autor, con los dictados de viejos textos, de añoradas arboledas, de dignos edificios mínimos. 

Lo volveré a leer, no sé cuando, pero lo haré. Estos “Paisajes del románico en tierras de Castilla” de Cortés Arrese, es de esos pocos libros que –yo, al menos– considero de obligada relectura.

 


A.
    H. C.