miércoles, 27 de mayo de 2009

Una saga de sefarditas: los Seror




Andar por Sefarad con la familia Seror

Acaba de aparecer editado un libro que es un canto a la coherencia, una manifestación de búsqueda, un súbito resplandor de memorias comprimidas. Se trata de “Los Seror en España” del que es autor Antonio García Seror, de quien ya conocemos otros libros sumamente interesantes.
En este caso el autor, descendiente de sefarditas, indaga en los orígenes del apellido, de la familia, y entresaca de tantos miles de sujetos algunos verdaderamente notables, llegando a hacer un árbol genealógico de los últimos siglos, y de los que aún quedan vivos. Una saga palpitante, que tanto tiene que ver con España, la Sefarad de los judíos.
El texto que sigue nos lo ha pasado el autor. Merece la pena leerlo:

Desde mis años de veraneo en Tánger, lugar de origen de la familia de mi madre, en los años 1947 a 1955, yo venía oyendo leyendas sobre mis antepasados. Por ejemplo, la de uno que había descubierto el camino a Tombuctú, o la del tío que fue capitán del Estado Mayor en la Guerra Civil y luego vivió hasta 1965 en la clandestinidad, porque se negó a regresar a Marruecos, tras pasar tres años en prisión, sólo por el hecho de haber sido oficial, o la de mi tía Sara la loca, que nunca trabajó, etc. etc.
Todas estas ideas y los recuerdos del Tánger internacional se habían mantenido vivos en mi cabeza, cuando me llamó una sobrina desconocida para darme datos de primos y demás familiares en España a la vez que otro Seror de Paris aparecía dando datos de su familia y de otros Seror que vivían en Francia. Todo esto me movió a comenzar un árbol genealógico, que llegó a tener unas 200 personas censadas.
En la búsqueda de estos orígenes y a través de la Embajada en Argel, conecté con un Monseñor que me indicó que hablase con Jacob Oliel, de Orleáns, quien había escrito una biografía de mi tatarabuelo Mardochée Aviseror, rabino nacido en 1926 en Akka, Marruecos, que fue famoso por varios hechos: Como comerciante caravanero, que convenció al emir de Tombuctú para que no se matase a los infieles por el hecho de ser una ciudad santa musulmana y le permitiese establecerse allí. Es increíble el espectáculo de las caravanas, a veces de 1000 camellos, los caravanserrail, la logística del viaje, etc. Mardochée fue también el guía de Charles de Foucauld, en el viaje que hizo por el Norte de Marruecos, antes de hacerse sacerdote. Sobre este viaje hay amplia literatura.
A la vez, mi abuelo Shalom había dejado escritas las actas de nacimiento de sus hijos, en una caligrafía propia de la zona, que sólo logré traducir a través de un profesor de la Universidad de Jerusalén a quien le estoy enormemente agradecido. Y es que mucha de la documentación personal, se pierde en el mundo hebreo, debido a los trajines de las constantes mudanzas que han sufrido sus miembros hasta el siglo pasado. Por eso conservar esos datos es un tesoro.
Era importante además saber el origen del apellido y su desarrollo en el mundo y se tiene constancia, en la Biblia, de una citación de un Zeror:
El nombre bíblico Zeror viene a significar haz, ramillete, gavilla, que precedido de ABI (mi padre, o padre de) quiere decir “mi padre es un haz o el padre del ramillete”. Se puede interpretar como: mi padre es Dios (Samuel I, cap. 9, versículo 1).
Es fascinante el tratamiento lingüístico de los nombres al trasliterarlos de una escritura a otra. Según el lugar, el idioma a que se pasan los signos y la época en que se hace, se obtienen muy diferentes resultados. Así ha habido Aviseror, Seror, Serour, Cedor, Abeçeror, etc.
El tema de los sefardíes ha sido explotado desde todos los puntos de vista: políticos, comerciales, culturales, etc. hasta el extremo de que hoy es difícil saber exactamente qué es lo que se quiere decir con este término. Por eso he tratado de aclarar la cuestión y al menos poner algunas dudas sobre la mesa, por ver si se logra centrar la idea. Lo mismo que el antijudaísmo español, tan larvado o tan exaltado, aunque en ambos casos peligroso y que deja a los judíos en situación permanente de incomodidad, frente al conjunto de la sociedad. España es un país antijudío y es importante que los que lo son sin ser conscientes de ello, se aclaren en este punto.
Por último resultó interesante descubrir que en el siglo VIII hubo dos escuelas de Serorre en España, una, de Cabalistas en Tudela y Calahorra y otra de talmudistas en Toledo. En el siglo XII se produjeron documentos de ventas y negocios diversos por parte de Serores, que aún se conservan y en el XVIII, en Tudela, se bautizó una María Theresa Seror, de la que por ahora, no se han conseguido más datos.
Otros temas tratados en el libro son: Las consecuencias de la Guerra Civil, la extensión de los Serores por el mundo, un árbol genealógico restringido, cómo el primo Joël de Paris tiene censados a más de 2000 personajes Seror, los Serores de Perú en la selva y muchos otros más.

El libro tiene 144 páginas, muchos grabados antiguos, y forma parte como número 24 de la Colección “Letras Mayúsculas” de la editorial AACHE de Guadalajara. Aquí puede verse algún dato más concreto sobre el libro, y solicitarlo, si se desea. Más datos.

1 comentario:

  1. Yo conocí a un seror en una academia de italiano, hace años. Me gustaría contactar con el autor.Me llamo Mar.

    ResponderEliminar

Tu opinión sobre este libro nos interesa. Escríbela aquí.