lunes, 28 de octubre de 2019

Soreda y la pintura renacentista en Sigüenza


Francisco Javier Ramos Gómez: “Juan Soreda y la pintura del Renacimiento en Sigüenza”. Colección de Premios “Provincia de Guadalajara de Investigación Histórica”. Excmª Diputación Provincial de Guadalajara. Guadalajara, 2004. 384 páginas, numerosas ilustraciones en B/N. ISBN 84-87791-61-1. PVP.: 18 €.
Un amplio, muy detallado, muy documentado, estudio sobre el arte de la pintura en la ciudad y tierra de Sigüenza. El autor, profesor universitario, ha dedicado muchas jornadas al análisis de documentos de archivo, y al examen de obras in situ, cotejando datos y pinturas, hasta alcanzar un estudio muy bien estructurado y altamente interesante.
El índice de la obra nos da razón de su contenido, lo cual ya supone una tranquilidad en orden a considerar que nada importante se deja. Porque analiza, de entrada, la historia del siglo XVI seguntina, y la pintura llegada de Flandes y su influencia sobre los pintores locales. Pasa luego a considerar en cantidad y calidad, lo que se hace en Sigüenza en la primera mitad del siglo XVI, a través de las obras de pintores conocidos y de otros anónimos.
Al aragonés Juan de Soreda, una de las cumbres de la pintura renacentista española, y autor reconocido del retablo del altar de Santa Librada, le crecieron los discípulos por todo el norte y este de España. De esa manera, en la comarca seguntina fueron muchos los que siguieron su rastro, y de ahí que se pueda decir que existió una “escuela de Soreda” en la antigua diócesis. Pedro de Andrade, Diego de Madrid, Francisco de Pelegrina, Juan de Villanueva, Juan de Villoldo… son muchos los que aquí en este libro se contemplan y estudian.
Finalmente, de entre los anónimos (simplemente porque no se han encontrado hasta ahora documentos que los acrediten) el autor destaca las obras de los maestros de Rienda, de Santamera, de la Riba y de Pelegrina, quienes a través de retablos grandiosos manifestaron pertenecer a un movimiento artístico y cultural cuyas raíces y frutos aún nos admiran.

Memoria de los órganos


Juan Antonio Marco Martínez: “El órgano histórico en laprovincia de Guadalajara”. Excmª Diputación Provincial de Guadalajara. Guadalajara, 1990. 284 páginas. Ilustraciones. ISBN: 84-87791-00-X. PVP.: 15 €.

Un gran estudio sobre un tema patrimonial poco tratado, y menos aún en su conjunto. Los órganos de las iglesias (desde la catedral seguntina a las más humildes parroquias) tienen su reflejo en las páginas de este libro, que elabora con la meticulosidad y el rigor a que nos tiene acostumbrados el autor, don Juan Antonio Marco Martínez.
El libro se estructura en dos grandes partes y un apéndice. De las partes, la primera se dedica a os órganos, abordando el estudio de cada ejemplar, con fotos, datos descriptivos y datos históricos. Nos ofrece esos meticulosos estudios de 43 órganos que todavía pueden visitarse, y algunos escucharse. La segunda parte está dedicada al estudio, documental, y biográfico, de los organeros, apareciendo los talleres de afamados especialistas, y recordando los talleres de otras regiones de España en las que se hicieron órganos para la nuestra.
Un apéndice final da relevancia al recuerdo de los grandes órganos desaparecidos, como los de San Gil y Santísima Trinidad en Atienza, Albalate de Zorita, Budia, El Cubillo de Uceda y unos treinta más, entre los que destacan los desaparecidos de Mondéjar y Cifuentes.
En definitiva un libro esencial para conocer esa parte del patrimonio artístico (y musical) de Guadalajara que tan mala fortuna ha tenido siempre, por destrozos, abandonos y olvidos.

Tres estudios sobre La Golosa


Plácido Ballesteros San José; Tomás Nieto Taberné; José Ramón López de los Mozos; Ana María Díaz León; Mercedes Gómez Bravo; María Isabel Martínez Martín: “Tres estudios sobre La Golosa (1391-1991)”. Edita Asociación Cultural Villa de Berninches. Berninches, 1991. 88 páginas. PVP.: 12 €.

Con tapas duras y elegante diseño, tres estudios muy serios y reveladores se muestran en esta obra en torno a un lugar concreto, un despoblado de la Alcarria (“La Golosa”, pueblo desaparecido en el siglo XIV, y del que aún quedan evidentes huellas) y a un tema histórico complejo, el de la despoblación de lugares a raíz de la epidemia de peste de 1348 y años consecutivos.
El primero de estos estudios se debe al profesor Ballesteros San José, y lleva por título “La despoblación de La Golosa en el contexto de la crisis demográfica bajomedieval en el Sur de la Alcarria”, de las páginas 9 a la 44, con documentos añadidos, fotografías y mapas.
El segundo de los estudios es de Díaz León, Gómez Bravo y Martínez Martín, titulado “Aproximación al estudio arqueológico del yacimiento de “La Golosa” y hace alusión a los trabajos realizados por las autoras en relación con los restos que aún quedan casi en superficie de aquel poblado medieval, con fotografías y dibujos.
El tercero y último de los trabajos que completan este volumen se debe al arquitecto Nieto y al etnólogo López de los Mozos (+) quienes bajo el título “La iglesia románica de Santa María de La Golosa” analizan al detalle el edificio restante de aquella parroquial de estilo románico, con minuciosos planos, alzados y secciones del edificio, que nos lo dejan a la vista, analizado y casi vivo.
Un libro evocador, un estudio ejemplar, que no puede faltar en ninguna biblioteca que trate de los temas alcarreñistas.

domingo, 27 de octubre de 2019

El Manierismo en Guadalajara

José Miguel Muñoz Jiménez: “La arquitectura del Manierismo en Guadalajara”. Institución Provincial de Cultura “Marqués de Santillana”, Guadalajara, 1987. 492 páginas, numerosas ilustraciones. ISBN: 84-505-4550-1. PVP.: 22 Euros.

Este es el estudio detallado, pormenorizado y documentado de la arquitectura de la época manierista en Guadalajara. Ese Renacentismo pasado, pero muy productivo, que fue prácticamente el protagonista único de la segunda mitad del siglo XVI, cuando más templos se construyeron en nuestra tierra.
Además de muchas referencias a la catedral de Sigüenza, buena parte del libro se dedica a edificios desaparecidos, deteriorados, como por ejemplo el convento de La Salceda, en Tendilla/Peñalver, pero también muchos elementos de Pastrana, y de la propia ciudad de Guadalajara. 
Añade un completo estudio de la actividad y estilos de muchos arquitectos señeros de la época, todos ellos protagonistas de la construcción artística en Guadalajara. Realmente, tras examinar este libro a fondo, uno queda impresionado de contemplar como en dos generaciones solamente (los dos últimos tercios del siglo XVI) se pudo construir tanto y tan bueno en la tierra de Guadalajara.

Santa Clara de Alcocer

Pablo Martín Prieto: “El monasterio de Santa Clara de Alcocer en la Edad Media”. Premio Provincia de Guadalajara de Investigación Histórica 2004. Excmª Diputación Provincial de Guadalajara, 2004. 272 páginas. ISBN: 84-87791-73-5. PVP.: 15 €.

Fruto de una más ambiciosa tesis doctoral, en 2004 concluyó el autor este trabajo, dirigido por el Profesor Aguadé Nieto, consiguiendo un análisis muy completo de varias cosas, que en el libro aparecen sucesivamente por este orden: la creación y desarrollo de la Orden de San Francisco, en sus diversas ramas; la historia medieval de Alcocer y la Hoya del Infantado, junto al Guadiela, el señorío territorial de doña Mayor Guillén de Guzmán en ese ámbito geográfico y buena parte de la Alcarria, y finalmente la creación/fundación de este monasterio en 1260, en un lugar apartado como era la aldea de San Miguel del Monte, donde hoy están “Los Cabezos”.
Historia detallada, bien estructurada, en la que aparecen referencias a buena parte de la Alcarria, contando con detallados análisis documentales de los bienes de la Orden, de la señora fundadora, de sus familiares, del convento, etc. La fundadora se enterró bajo un mausoleo tallado en madera a finales del siglo XIII, y durante siglos estuvo en la iglesia del convento, hasta que en 1936 desapareció sin dejar rastro.
Un análisis bien hecho, ameno además, y que viene a completar en gran modo la historia de la Alcarria Baja.

domingo, 13 de octubre de 2019

Breve historia de Castilla

Mañueco, Juan Pablo: “Breve historia de Castilla. Desde los orígenes al diglo XXI”. Aache Ediciones. Colección “Claves de Historia” nº 6. Guadalajara, 2019. 220 páginas, 17 x 24 cms. Muy ilustrado. ISBN: 978-84-17022-96-9. PVP.: 20 €.

Empezamos por las conclusiones, porque en la última frase de ellas se adivina completa y resumida la intención de este libro: Es el propósito de esta “Breve Historia de Castilla”: contribuir a la asunción de la grandiosa personalidad histórica de Castilla y a promocionarla para que pueda situarse en plan de igualdad y de respeto con los demás pueblos de España.
La idea que subyace en este libro es la de explicar y revelar la historia de Castilla para que deje de ser desconsiderada por propios y extraños. A Castilla no se la tiene en cuenta en el panorama político español actual, y ello es debido a que sus propios habitantes, los castellanos, no tienen conciencia clara de que lo son, de que pertenecen a una nación de larguísimos años de existencia. Esta es la misión de este libro: descubrirla, aclararla, explicarla.

Con economía de medios, palabra clara, conceptos brillantes, y una suficiente aportación de datos, el autor de esta obra inicia su discurso con la definición, límites y componentes de la nación, sus símbolos, su bandera y escudo, siguiendo cronológicamente por los episodios que al territorio se refieren de las épocas más antiguas, desde la Prehistoria, pasando por los romanos, visigodos, y la Edad Media, en la que los bárdulos, Bardulia “ahora llamada Castilla” como decía el viejo cronista, comiena a despegarse del primitivo reino de Asturias, pues desde él nace el Condado de Castilla.
Analiza el autor los primitivos modos de gobierno del territorio castellano, a través de sus primeros fueros y cartas pueblas (Brañosera, Sepúlveda, las cuatro villas de la Costa (aquellas que hicieron a Castilla tierra marítima y avanzada de los descubrimientos: Castro-Urdiales, Santander, Laredo y San Vicente de la Barquera). Tras ellas, la constitución de las Comunidades, de Villa y Tierra, en la Extremadura y en la Transierra.
Un apunte relevante que nos aporta Mañueco es la idea, no clara para todos, de que Castilla y León son una sola nación, aunque se hayan vivido momentos de separación, y de unión, pero siempre por cuestiones dinásticas, políticas, no porque la gente, y sus instituciones, y sus anhelos, sean otros.

Larga y amena es la referencia a los momentos medievales, sus reyes, sus instituciones. Y detallada la travesía de los castellanos en el momento del Descubrimiento y la Colonización de América; siguiendo con los avatares en la Edad Moderna y Contemporánea, siendo a vece ssorprendentes los datos que aporta respecto a los acontecimientos de índole nacionalista castellano durante el siglo XX. En un final “Epílogo de futuro”, Juan Pablo Mañueco se atreve a vislumbrar un futuro distinto, y mejor, para Castilla y los castellanos. Proponiendo una serie de medidas políticas que darían una nueva visión a la vida en este territorio. Por ejemplo, y entre otras, el “Consejo Cultural de las Castillas y León”. En todo caso, es este un libro que –además de estar muy bien escrito y diseñado– enseña y hace pensar. Que es la esencia de los libros y de los buenos escritores.

martes, 25 de junio de 2019

Vida y obra de fray José de Sigüenza

Antonio Nicolás Ochaíta: “Vida y Obra de Fray José de Sigüenza”. Aache Ediciones. Guadalajara, 2019. 418 páginas en tamaño 17 x 24 cms. ISBN 978-84-17022-91-4. PVP.: 30 €. En Amazón se consigue en dos días: https://www.amazon.es/gp/offer-listing/8417022910

Se ha hecho esperar, pero al fin ha llegado. Una obra completa sobre la figura de un seguntino ilustre, José de Espinosa, a quien la memoria colectiva le guarda su nombre de religioso como fray José de Sigüenza, y los tratados de literatura le ponen en los primeros renglones de los autores máximos del Siglo de Oro español.
De los libros de fray José ha quedado memoria en los anales de la historia literaria, porque sus tratados históricos sobre la Orden de San Jerónimo (española y universal, durante siglos) y sobre la construcción y decoración del monasterio de El Escorial, se consideran modelos de elegancia, de sensatez, de minuciosidad y buen decir. A ello, debe añadirse un buen número de obras menores, las unas de historia, las otras de espiritualidad, algunas de poesía y varios discursos. El análisis de esta obra ha sido hecho, en primer lugar, por quien fuera Cronista Provincial de Guadalajara en el siglo XIX, don Juan Catalina García López, y después por todos los antólogos del buen decir castellano. En este libro que ahora nos llega a las manos, el núcleo está constituido por el análisis de esa obra, de la que aparecen fragmentos seleccionados, bien comentados, y dispuestos en orden de fácil comprensión. Pero es paso previo a ello el análisis biográfico, la enjundia vital del personaje, del que hoy se sabe que fue nacido en Sigüenza (de una pareja un tanto marginal, aunque dedicada al cuidado de su hijo, que creció feliz, jugando y estudiando, en la Ciudad del Doncel). Las fechas de fray José son 1544 para el nacimiento, y 1606 para la muerte, que le sobrevino en El Escorial. Entre medias, viajes por Castilla, estancias en Segovia (el Parral, donde profesa), Madrid, y El Escorial, donde alcanza a ser prior, y mentor máximo, amigo entrañable del rey Felipe II, estrella de todos los firmamentos de por entonces. Con motivo del 475 aniversario de su nacimiento, se ha puesto en órbita este libro.
Solo con echar un vistazo al Índice, el lector colige muy pronto de qué va la obra. Es investigadora, porque algún dato nuevo aporta sobre el personaje, pero sobre todo es analista, y divulgadora. Tras un prólogo del autor, y otro de Antonio Herrera Casado, Cronista provincial de Guadalajara, Nicolás Ochaíta centra al lector en el lugar y en la época: la ciudad de Sigüenza, la mitad del siglo XVI, con el Renacimiento vivo todavía. Y tras ofrecer la clave de los documentos que le sirven de apoyo, el autor entra al análisis meticuloso de la vida del personajes, del proceso inquisitorial que sufre, de las amistades que tiene, y de su personalidad. Para seguir luego, en extenso, y al detalle (con jugo y sabores diversos) con el análisis de su obra, de toda ella: de la impresa, y muy conocida, y de la que quedó manuscrita, difícil de acceder a ella, pero muy interesante. Entre otras aportacones de Antonio Nicolás, destacaría el capítulo en que le considerar “crítico de arte”: sin duda fue el introductor de la gran pintura europea en España, entre otras figuras la de El Bosco, que llega a la corte filipina, para hoy integrar el mejor conjunto de sus obras en El Prado de Madrid.
Recoge el autor las valoraciones que sobre fray José han expresado otros investigadores. De todos ellos se aprende algo nuevo, algún nuevo punto de vista. Y por supuesto hay un capítulo final, que por inesperado, e interesante, suma puntos a la obra. Es el titulado “Curiosidades y algún escrito de Fray José de Sigüenza”. Una obra que llena un verano (con su lectura) y una vida (la de Antonio Nicolás) con su escritura. Un éxito pleno, en el que algo pueden presumir los maquetadores de la editorial Aache, esa empresa editorial cuya labor cultural en Guadalajara sobrepasa ya cualquier dimensión laudatoria. El libro tiene una presencia solemne, hermosa, está ampliamente ilustrado, con muchas imágenes en color, y otras en tonos de grises. Tiene abundante bibliografía, índices, notas, y sobre todo, un resplandor interior que a quien lo lea, completo (se puede leer también a fragmentos, por supuesto, entendiendo el conjunto sin problemas) le va dejar deslumbrado durante una temporada.
Sabemos que va a presentarse en una jornada académica, en Sigüenza, en el transcurso de las Jornadas de Estudios Seguntinos, este año de 2019, y será el autor quien explique el sentido, y los alcances, de su obra. Desde aquí, -porquela hemos visto y leído ya- podemos decir que son grandes, ambiciosos, llenos de sentido y cuajados de información. Lo que en su conjunto nos hace seguir siendo entusiastas de los [buenos] libros de historia, que nos desvelan con verdad el pasado.

viernes, 21 de junio de 2019

Despoblados de Guadalajara

José Antonio Ranz Yubero; María Jesús Remartínez Maestro; José Ramón López de los Mozos Jiménez: "Despoblados de la provincia de Guadalajara". Aache Ediciones. Colección "Tierra de Guadalajara" nº 110. Guadalajara, 2019. 372 páginas, ilustraciones en B/N, índices.
Podríamos denominar a este libro la "Enciclopedia de los Despoblados", pues de la gran desolación, del absoluto abandono, y de tamaña pérdida de memoria, tratan estos tres amigos autores. José Ramón López de los Mozos, por desgracia, ya fallecido, pero los otros dos, sabios de viajes, de lecturas y análisis toponímicos, nos dan listas, nos enseñan fotos, nos entregan claves para saber más de esos lugares. La obra es un monumento a nuestros ancestros, a los que pasaron sin hacer ruido y sin dejar memoria escrita, pero latientes y seguros, como el latido de un corazón, que sería eterno si no nos empeñásemos en cargárnoslo.
Esta obra, "Despoblados de la provincia de Guadalajara", que estos días aparece  ­–ya en segunda edición, pero con un repertorio gráfico muy ampliado, y muchos despoblados nuevos añadidos– nos viene a dar la referencia precisa y minuciosa de todos y cada uno de los despoblados que existen en Guadalajara. A la vista, o en el recuerdo. Con piedras en la mano, o con solo los datos de su nombre y significado.
Ha sido escrito por José Antonio Ranz Yubero y María Jesús Remartínez Maestro, habiendo colaborado muy ampliamente con ellos el ya fallecido investigador José Ramón López de los Mozos. Bajo el título de “Despoblados de la provincia de Guadalajara” fue editado hace diez años por la extinta Caja de Ahorros de Guadalajara, que pocos meses después desapareció, y la edición casi entera se perdió. Por lo que muy poca gente pudo disfrutar de esta obra magna.




Se acompaña el texto, que abarca casi 400 páginas, de abundantes imágenes de despoblados (espadañas, muros, poblados en ruinas, fuentes…) y se completa con dos amplios índices (de poblaciones donde radican, y de despoblados propiamente dichos) y un enorme mapa a color, en el que pueden localizarse con bastante detalle los lugares referidos.
El libro ha sido editado este verano por la editorial alcarreña Aache, a cuyo cargo corren descubrimientos y recuperaciones como esta. Su ISBN el 978-84-17022-89-1 y su precio al público es de 20 Euros el ejemplar.

martes, 11 de junio de 2019

Selas, un pueblo entre fronteras


-->
Félix Martínez Sanz: “Selas. Un pueblo entre fronteras”. Aache Ediciones. Guadalajara, 2019. 2ª edición, corregida y aumentada. Colección “De Castilla pueblos” nº 6. 214 páginas, numerosas ilustraciones. Tamaño 17 x 24 cms. ISBN: 978-84-17022-90-7. PVP.: 15 €.
Debido al éxito alcanzado por este libro, en una primera edición, el autor se ha animado a sacar una segunda edición, que ha aprovechado para que sea corregida y aumentada sobre la primera. Un libro de agradable tacto y fácil consulta, viene a ser la expresión de un saber antiguo y honrado, de una forma noble y efectiva de comunicar. La historia de un pequeño pueblo de Castilla (del Señorío de Molina, más concretamente), la descripción de su patrimonio, el repaso a sus costumbres, el análisis de sus personajes, y mucho más contenido en estas páginas de tono ahuesado y amable abecedario, que se deja leer sin problemas y sin sorpresas.
El autor, Félix Martínez Sanz, curtido en mil tareas (desde la que cuando pequeño ejerció de agricultor y ganadero en su pueblo, hasta las altas fronteras de las Leyes y el Derecho) dedica su tiempo al cuidado del pueblo, la familia y los amigos. Y de tantos años y veteranías, como en destilación obligada y fácil, sale este libro que es paradigma de la literatura local, pero de la buena, de la que se entiende, de la que está basada en documentos, en tradiciones, en caminatas vividas.
A Selas se le incluye en el Señorío de Molina, porque en todas las secuencias históricas de ese territorio hispano ha estado siempre palpitante. La secuencia cronológica de sus señores, de sus vicisitudes entre las coronas de Castilla y Aragón, y el progresivo declive de la tierra en torno en este nuevo siglo urbanita y ruralófobo, nos ofrece una cabal historia del pueblo. Habla también de la orografía, de los ríos, de la fauna, de los árboles, y de los personajes. Toponimia y documentos se entrelazan. El lenguaje es siempre claro, y las ideas fluyen entre sabinares y viejos monasterios hundidos.
El patrimonio se centra en la iglesia y las ermitas. Más la torre del reloj, comunal emblema. De todas ellas nos cuenta historias y nos pone fotografías. Y al final se encienden las lucecitas del folclore, y Félix Martínez hace un contundente y tierno relato de las “Candelas” y las “Hoguerillas”, entrañables secuencias en que se unen los corazones de todos los habitantes y descendientes. Selas puede seguir presumiendo de libro y de autor (como ya lo hiciera cuando apareció en primera edición). Pero esta vez, estamos seguros, va a llegar más lejos, va a escuchar mayores aplausos y va a dejar que la silueta de su torre señorial se expanda por los horizontes que la rodean, y aún más allá…