miércoles, 20 de enero de 2010

Un estudio sobre Mendizabal, Madoz y sus desamortizaciones




Presentado el libro “La Desamortización de Mendizábal a Madoz. Modernidad y despojo”

“Porque ha sido un tema tabú durante muchos años”. Así justificó Ángel Luis Abós Santabárbara la creación de su libro Desamortización de Mendizábal a Madoz. Modernidad y despojo, presentado el miércoles en un abarrotado salón de actos de la Biblioteca Pública de Dávalos.
Se trata de una obra "excelente”, según la visión del profesor titular de Historia de la Universidad Complutense, Félix González Marzo, presente en el acto. Para González, "la obra de Abós merece ser leída por lo didáctico que puede resultar. Es más, según el historiador, el autor describe claramente a través de las páginas dos procesos vitales: la desvinculación señorial y la desamortización. Todo ello con una "visión extraordinariamente completa" y con un título acertadísimo: "Modernidad” porque se rompe con un modelo de sociedad absolutamente inviable; y “Despojo”, el que se practicó con los sectores populares.
Mientras, Abós comenzó la presentación de su obra explicando en primer término lo que entiende por desamortización: «Un proceso de tipo legal, administrativo y judicial por el que unos bienes se convierten de la propiedad feudal a la capitalista. Su volumen, lo que refleja es un retrato desde el comienzo de la desamortización ‑que el autor fija en 1766‑, hasta su fin, ya en el año 1936.
El autor hizo un repaso histórico para contextualizar el libro, y aportó cifras concretas y curiosas. Así, por ejemplo, desveló que en el siglo XVIII el 80% de las tierras de España estaban amortizadas (estando libres de pagar impuestos por ellas la nobleza y el clero). Ello derivó en un problema de hacienda pública, germen de la desamortización.
Los datos son igual de elocuentes en la provincia: a finales del siglo XVIII, el 95% de los pueblos eran de señorío. Es más, apenas cuatro duques (el de Medinaceli, el de Frías, el del Infantado y el de Alburquerque) poseían 800 pueblos. Razones más que suficientes para que el proceso de la desamortización prosiguiera su curso.

Eduardo Rodrigo, en "Guadalajara 2000"

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Tu opinión sobre este libro nos interesa. Escríbela aquí.